Sobre nosotros

(Sobre mi en realidad, de momento estoy sola, pero me encantaría que esto crezca y que un día tenga todo un equipo) 😊

 

Como tantas de nosotras, he aprendido a hacer ganchillo de pequeña, luego a tejer con dos agujas, pero lo hacía más para desconectar y relajarme. El resultado final de mis proyectos tejeriles no me convencía nunca, los dejaba a medias o, si los acababa, los metía en un armario y me olvidaba de ellos.

 

Todo cambió el día en el que una amiga me pidió que le hiciera un cuello con una lana algo más especial. Así es como conocí las lanas Malabrigo. Cada punto, cada vuelta tejida con esta marca era una ocasión para la alegría y el placer estético. Ahora, además de desconectar, tejer significaba crear cosas realmente bellas. No me importaba deshacer veinte veces: esta lana no se merecía menos que un proyecto perfecto y sin errores. Tampoco me importaba. Deshacer significaba poder pasar más tiempo con ella. 

 

Le he dado muchas vueltas, pero al final he decidido dar el salto, montar esta tienda.

 

La razón real (no se lo contéis a mi familia, ¿vale?) era tener acceso más fácil a toda esta belleza, pero en el proceso he descubierto que me encanta vender. Sí, eso que me ha dado pánico toda mi vida profesional. Me encanta hablar durante horas con mis clientes, mandarles fotos de esa madeja especial que encajaría en su proyecto, hacerles mil combinaciones de colores hasta dar con la que les encanta, buscar el vídeo de YouTube que mejor explica ese punto complicado que no le sale...

 

Por eso ahora busco para ti lanas de las que te enamores y patrones de punto y crochet actuales. Cualquier cosa que te haga tomar las agujas y olvidarte de todo el estrés de tu día a día, todo lo que aviva tus instintos asesinos 😉 

 

Teje para que a ti también se te quiten las ganas de matar 😘

 

PD: Por cierto, me llamo Olga, vivo en Málaga, tengo dos niños guapísimos y aparte de vender lanas me dedico al marketing y comunicación, un trabajo en el que es imprescindible contar con algo que alivie el estrés (y las ganas de matar a alguien) 😆